Las bajas temperaturas “congelan” la reserva de agua de los embalses

Tal y como era de esperar, las tormentas de los últimos días han traído un nuevo incremento en las reservas de los embalses y los caudales de los ríos de las dos principales cuencas hidrográficas, Júcar y Segura. Pero la subida ha sido menor de lo esperado.
De acuerdo a los datos publicados por el Boletín Hidrológico del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), las reservas de  los embalses del Júcar subieron 18 hectómetros de agua durante los últimos siete días, cuando una semana antes fueron 22.
Lo mismo sucede con el Segura, que sube ocho hectómetros cúbicos de agua, frente a los 12 de la semana precedente. En este caso, esta semana incluso hay embalses que pierden agua, como el Talave, en Liétor, que baja un hectómetro,  o que ni suben, ni bajan, como el  Taibilla, en Nerpio.
La explicación es bien sencilla. Buena parte del agua que cayó sobre las cabeceras lo hizo en forma de nieve. Y ahí sigue, a causa de las bajas temperaturas que, de acuerdo a las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) empiezan ahora a moderarse, a un ritmo muy lento.
Según los registros de la Aemet y de las redes de pluviómetros de las confederaciones hidrográficas,  en la última semana, los valores más elevados se registraron entre los días 4 y 5. Para ser precisos, en el Júcar,  la estación meteorológica de la CHJen Los Frailes (Valdeganga) registró el día 4 un máximo de tres litros por metro cuadrado y, en el Segura, el máximo se produjo el día 5, en la estación de El Bayco, en Ontur, con 5,2 litros por metro cuadrado.
En aquel momento, los caudales de los ríos ya marcaban máximos. En el caso del Júcar, la estación de control de aforos situada en Alcalá registraba casi 10 metros cúbicos por segundo -9,95, para ser precisos- y, en el caso del Segura, un día antes, el punto de control situado en el Azud de Liétor, sobre el río Mundo, marcaba el máximo provincial con más de 14 metros cúbicos por segundo.
Sin embargo, al final de la semana, los registros del Boletín Hidrológico, dados a conocer ayer, reflejaban subidas en las reservas y los caudales, pero más reducidos de lo que cabía esperar.
Y la clave estaba en los termómetros. Desde entonces, hasta ahora, las temperaturas han marcado mínimos anuales. El día más frío fue el domingo 8, con nueve grados bajo cero en Munera, 7,4 bajo cero en Chinchilla, 6,3 grados negativos en Alcalá del Júcar, 5,5 bajo cero en Almansa o cinco bajo cero en la propia capital.
Así que buena parte del agua aún sigue justo donde cayó.

http://www.latribunadealbacete.es/noticia/Z927D01D9-9711-69E0-C022932704ED9783/20150211/bajas/temperaturas/congelan/reserva/agua/embalses


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *